Piedra

Piedra

La utilización de la piedra para construir es también muy antigua. Seguramente el inicio de su empleo surgió tras observar el amontonamiento casual de este material producido después de una riada, un desplome o el paso de un alud.

Desde entonces acumular de modo deliberado cantos rodados, fragmentos de caliza o de arenisca, trozos de granito o de rocas volcánicas y lajas de pizarra o esquisto ha sido una de las maneras más habituales de realizar todo tipo de edificios, cercas, hitos y monumentos.

Progresivamente se dio paso a los diferentes sistemas que obtienen formas predeterminadas con las que elevar arquitecturas cultas o populares a base de piedra tallada.